• logo linkedin
  • logo email
mujer, niño, Africa, ayuda, desarrollo, hospital, maternidad
La ayuda pública al desarrollo (APD) designa al conjunto de financiamientos que los actores públicos de los países más favorecidos destinan a los países de ingresos medios y bajos para mejorar sus condiciones de vida. Sin embargo, no siempre se sabe lo que esta ayuda abarca exactamente. Repaso de algunas de sus particularidades.

chiffre 1

La ayuda pública al desarrollo brinda apoyo a sectores desatendidos

La ayuda pública al desarrollo brinda apoyo a sectores desatendidos
© Yashas Chandra / AFD


Mejorar el acceso al agua, a la salud y a una educación de calidad, proteger la biodiversidad o luchar contra el cambio climático: todos estos objetivos son fundamentales para las poblaciones de los países en desarrollo como para la estabilidad internacional. Sin embargo, son proyectos que poco interesan a los inversionistas públicos y privados que los consideran demasiado riesgosos, e incluso los clasifican como no prioritarios. 

Por lo general, los financiamientos internacionales se orientan muy poco hacia los países de bajos ingresos y hacia los sectores sociales”, observa Hubert de Milly, experto en APD de la Agence Française de Développement (AFD). 

Es ahí donde entra en juego la ayuda pública al desarrollo. Al colmar la falta de financiamiento para algunos sectores y zonas olvidadas -mediante donativos, préstamos y otros apoyos-, fomenta cambios para las poblaciones más vulnerables. A menudo logra implicar a otros actores -bancos, empresas, fundaciones-, lo que permite aumentar el monto de las sumas destinadas al desarrollo.

Otra función fundamental de la ayuda pública al desarrollo es que permite reorientar la economía de algunos países hacia los objetivos de desarrollo sostenible, es decir hacia un mundo mas justo, ecológico e igualitario. Al igual que toda acción pública, esta reorientación tiene un costo pero a mediano y largo plazo genera importantes beneficios. 


chiffre 2

No depende únicamente de la donación

No depende únicamente de la donación
© Clément Tardif / AFD


Los países donantes miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD)  de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) destinaron 149 000 millones de dólares (132 000 millones de euros) a los países destinatarios en 2018, principalmente constituidos por donativos. Pero sin que ésta sea la única forma de ayuda.

Varios países donantes recurren a préstamos con distintas tasas preferenciales. En otras palabras, se trata de prestar una suma de dinero a una tasa preferencial a países o promotores de proyectos que enfrentan dificultades para obtener préstamos. Debido a esta tasa preferencial, el préstamo tiene un costo para el financiador, incluso cuando éste ya ha sido pagado: es el “equivalente-donativo” que se incluye en la ayuda pública al desarrollo.

En 2018, los donativos representaron 83 por ciento de la ayuda pública mundial que los países donantes entregan directamente a los beneficiarios -conocida como ayuda bilateral- y los préstamos 17 por ciento.

La ayuda exterior francesa en específico está constituida por 64.3 por ciento de donativos (7 800 millones de euros) y 35.7 por ciento de préstamos (4 300 millones de euros) en 2017.

Entre los apoyos que se contabilizan dentro de la ayuda pública al desarrollo también se incluye a la asistencia otorgada en territorio nacional a los refugiados provenientes de países en desarrollo (durante un año),a  la gratuidad de estudios superiores para algunos estudiantes originarios de esos países, al costo de algunas operaciones de mantenimiento de la paz, así como a algunas condonaciones de deuda.
 

Chiffre 3

Existe una ayuda al desarrollo “a la francesa”

Existe una ayuda al desarrollo “a la francesa”
© Laurent Weyl / AFD


Francia forma parte de un pequeño grupo de países (Alemania, Corea del Sur y Japón) que asienta su ayuda al desarrollo tanto en donativos como en préstamos preferenciales. Los demás países (Estados Unidos, Rusia, Suecia) se centran casi exclusivamente en donativos. Los préstamos son principalmente especialidad de los bancos calificados de “multilaterales” como el Banco Mundial.

Con esta diversidad de herramientas financieras, la ayuda francesa tiene la posibilidad de resolver un mayor número de situaciones, desde la urgencia social hasta necesidades económicas, integrando lo más posible los temas relacionados con el medio ambiente y la gobernanza”, destaca Hubert de Milly.
La política francesa de ayuda al desarrollo, según la definió el Comité Interministerial de Cooperación Internacional y de Desarrollo (CICID) de febrero de 2018, se centra en 5 prioridades: la estabilidad internacional, el desafío climático, la educación, la igualdad de género y la salud.


Chiffre 4Los estados no son los únicos actores

Los estados no son los únicos actores
© United Nations / Flickr


En materia de ayuda al desarrollo, se diferencia entre la ayuda que el país donante otorga directamente al país beneficiario, que se llama ayuda “bilateral”, y la que los Estados otorgan a través de contribuciones a los programas de organismos internacionales -la llamada ayuda “multilateral”.

De esta manera, una parte significativa, un tercio en promedio, de la ayuda pública al desarrollo de los principales financiadores, miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, se transfiere a través de las instituciones multilaterales: el Banco Mundial, las agencias de las Naciones Unidas (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Unicef, FAO, Alto Comisionado para los Refugiados…), o bien los fondos “verticales” como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, el Paludismo y la Tuberculosis.

Entre los bancos multilaterales, los bancos de desarrollo con atribuciones regionales también desempeñan un papel importante: Banco Africano de Desarrollo (BAfD), Banco asiático de Desarrollo (BAsD) o bien Banco Interamericano de Desarrollo (BID).


Chiffre 5En Francia, sus actores también son numerosos

En Francia, sus actores también son numerosos
© Alain Goulard / AFD


La AFD es una agencia que otorga subvenciones en nombre del Estado francés, pero también un banco que se refinancia en mercado privados y es la principal institución para la aplicación de la política francesa de desarrollo.

Sin embargo, no es la única con este cometido: la ayuda puede provenir de diez fuentes aproximadamente, entre ellos varios ministerios y entidades locales. 

Tan sólo el Ministerio de Relaciones Exteriores y para Europa, el de Economía y de Finanzas, el de Educación Nacional y la AFD representan 93 por ciento de la ayuda francesa. El Ministerio del Interior, de la Defensa, del Trabajo y de la Agricultura también son muy activos en ese sentido.


chiffre 6La ayuda pública es tan sólo una parte del financiamiento para el desarrollo

La ayuda pública es tan sólo una parte del financiamiento para el desarrollo
© Nicolas Beaumont / AFD


Con 149 000 millones de dólares a nivel mundial en 2018, la ayuda pública al desarrollo representa solamente una parte de lo que se llama “financiamiento para el desarrollo”.

Esta noción un poco vaga comprende al conjunto de los financiamientos públicos y privados, nacionales e internacionales, disponibles para los países en desarrollo: inversiones privadas, acciones de las fundaciones y de las ONG, remesas -tan sólo éstas últimas representaron 466 000 millones de dólares (415 000 millones de euros) a nivel mundial en 2017, según la OCDE. Esta diversidad de financiamientos complica la estimación de las cantidades en juego. Sin embargo, se estima que sumarían 10 billones de dólares al año -8.9 billones de euros.


chiffre 7Se concentra en áfrica…

La ayuda pública se concentra en áfrica
© Joseph Moura / AFD


La mitad de la ayuda pública al desarrollo se destina a los países menos avanzados (PMA), una categoría definida por las Naciones Unidas en 1971 para designar a los países menos desarrollados y más frágiles del planeta. En 2019, 47 países pertenecían a esta categoría. La mayoría se localiza en el continente africano.

Entre los 10 primeros países beneficiarios de subvenciones de la AFD en 2017 figuran, lógicamente, varios de esos PMA como Malí, Níger, Burkina Faso y Senegal. Se suman Túnez, Jordania, Palestina y Turquía, en particular sobre los temas migratorios y las consecuencias de la crisis siria. En total, el esfuerzo financiero global del estado francés a favor del desarrollo se concentra principalmente en el continente africano (Sahel, África occidental, África central y África del norte) y en el Medio Oriente.


chiffre 8...y genera más crecimiento en los países beneficiarios

Shangai, la ayuda pública  genera más crecimiento en los países beneficiarios


Si en general es difícil evaluar el impacto de la ayuda pública al desarrollo, tres investigadores de la Universidad de Copenhague publicaron en 2010 un estudio en el que calculan que la ayuda internacional permite aumentar de un punto el crecimiento de los países en desarrollo. 

Los impactos de la ayuda a las poblaciones se miden también a partir de indicadores más concretos, como las tasas de vacunación y de escolaridad. Los países donantes han establecido mecanismos de evaluación para evaluar su apoyo financiero. En la AFD, esas evaluaciones se realizan en colaboración con organismos de investigación de los países en los que se aplican los proyectos. La mayoría de las veces consisten en enviar al terreno a los investigadores y en utilizar estadísticas locales y nacionales.
 


Leer también:

Cinco soluciones para sociedades más justas