• logo linkedin
  • logo email
big data illustration
La digitalización del mundo conduce a la producción de grandes volúmenes de datos, o big data, que trastornan la economía. La explotación de estos datos, a veces personales, cuestiona la opinión pública. Al financiar el proyecto OPAL, la AFD quiere demostrar que es posible explotar de manera segura y ética los datos provenientes de empresas privadas y que puede contribuir a la causa del desarrollo sostenible. En Colombia y en Senegal, proyectos piloto están allanando el camino.

En los últimos años, el mundo ha experimentado una “revolución de los datos”. El uso del teléfono, las redes sociales, los pagos electrónicos, en nuestras actividades personales y sociales crea más y más datos que son cada vez más precisos. La mayoría de éstos son producidos, almacenados y explotados por empresas privadas: operadores de telecomunicaciones, bancos, plataformas web, redes sociales, etc. Sin embargo, en materia de salud, educación, agricultura o transporte, por ejemplo, la utilización de estos datos puede brindar oportunidades considerables para diagnosticar mejor las necesidades de las poblaciones y territorios. Por tanto, ¿se puede utilizar el big data de forma ética y segura para producir información al servicio del interés público y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)? Este desafío es la ambición del proyecto OPAL (para “Open algorithms”).

Lanzado en diciembre de 2016, el proyecto está siendo desarrollado por un consorcio de socios públicos, privados y académicos alrededor del think tank Data-Pop Alliance, del MIT Media Lab, de Orange, del Imperial College London y del World Economic Forum.

El financiamiento de la AFD por un valor de 1,5 millones de euros permitirá el inicio y el despliegue de una primera versión de la solución, así como operaciones piloto en Colombia y Senegal, en asociación con las agencias nacionales de estadísticas y dos operadores telefónicos importantes (Sonatel en Senegal y Telefónica en Colombia). Este financiamiento da un impulso a un proyecto que ya cuenta con el respaldo del Banco Mundial y el Global partnership for sustainable development data (GPSDD). 

Desde hace varios años, Senegal es uno de los países punteros de la subregión en cuanto a innovación y “revolución de los datos”, para una mayor eficacia y rendición de cuentas en la decisión pública. OPAL pretende acompañar y amplificar este cambio, ayudando a liberar el potencial de su ecosistema de datos alrededor de la Sonatel y la Agence nationale de la statistique et de la démographie (ANSD).

Anta Diena, coordinadora del proyecto OPAL en Senegal
Indicadores clave  
opal, capture d'écran

Concretamente, OPAL permitirá, por ejemplo, usar estadísticas de llamadas telefónicas para establecer modelos de desplazamiento de poblaciones y estimar las necesidades de transporte. El proyecto también analizará las recargas en minutos de tarjetas SIM para estimar la tasa de pobreza. El objetivo es, por lo tanto, producir indicadores socioeconómicos clave en tiempo casi real y a muy bajo costo. Estas nuevas estadísticas de calidad podrán ponerse a disposición de los institutos nacionales de estadística y otros agentes socioeconómicos.

OPAL consolidaría la visión social del uso de datos para el bienestar social, convirtiendo a Telefónica en una empresa de datos comprometida con la sostenibilidad de la sociedad en la que opera. Además, es posible encontrar un equilibrio financiero mediante la promoción de un ecosistema de datos donde la compañía ofrece sus servicios comerciales en big data. 

José Santiago Gómez Medina, Telefónica (Colombia)
Un dispositivo seguro y ético 

Para proteger los datos personales y controlar sus usos, la solución diseñada por OPAL tiene varias características. Primero, los servidores OPAL están instalados en los locales de los socios privados. Este último ejecuta algoritmos abiertos que procesarán los datos brutos para producir indicadores interesantes. Por lo tanto, ningún dato personal sale de la empresa y se puede verificar los algoritmos que los procesan. En paralelo, OPAL establece un Comité de Orientación para el Desarrollo y la Ética (CODE) que incluye a las partes interesadas nacionales y valida las modalidades de utilización de los datos. Esta solución tecnológica e institucional permite así garantizar que el uso de los datos personales sea seguro, abierto y ético. 

El objetivo es crear un clima de confianza para brindar soluciones a las preguntas que quedaron sin respuesta siempre que sea posible, como los mejores mecanismos de intercambio de datos entre los sectores público y privado, la garantía de confidencialidad y la posibilidad de publicar los datos para el bien social.

Juliana Ramirez Echeverry, Ministerio de Planificación
Los pilotos en Senegal y Colombia

En Senegal, después de la firma formal de los contratos con los socios clave que son el operador Sonatel y la agencia estadística ANSD, se seleccionaron varios casos de uso para probar la primera versión de la plataforma. Por ejemplo, se trata de analizar los tiempos de viaje para llegar a los mercados rurales, o estimar las direcciones probables de propagación de enfermedades contagiosas. Estos casos se someten a pruebas para la fase “producto mínimo viable 1” del piloto. Por otra parte, se está instaurando el Comité de Orientación para el Desarrollo y la Ética (CODE) y, a principios de mayo en París, el equipo del proyecto y representantes de Sonatel iniciaron discusiones sobre la cadena de valor de los datos y los modelos comerciales.
 
Acciones similares también se están lanzando en Colombia en colaboración con el Ministerio de Planificación (DNP) y la Agencia Nacional de Estadística (DANE). En ese país, uno de los casos de uso se centra en las poblaciones que viven cerca de las antiguas zonas de conflicto con las FARC. La producción de indicadores socioeconómicos sobre estas poblaciones debe permitir una mejor definición de las intervenciones públicas.

Camino al World Data Forum

En otoño, el equipo podrá hacer un primer balance de estos dos experimentos en términos técnicos, legales y de organización, y presentará el proyecto en el Foro Mundial de las Naciones Unidas sobre Datos (“UN World Data Forum“) los días 23 y 24 de octubre en Dubai. ¿El reto? Dar a conocer OPAL, compartir los primeros resultados y mostrar cómo esta solución tiene el potencial para hacer avanzar las cosas y poner los datos al servicio de todos. 

Leer también