1000
litros de agua tratados cada hora
3,22
el precio en euros del m3 de agua como en Cayena
165
habitantes y 32 hogares
La instalación de una planta de tratamiento de agua en el pueblo amerindio de Favard en el municipio de Roura, Guyana francesa, les permite a los habitantes disponer de agua potable todo el año. La higiene y el confort están asegurados para más de 30 familias, desarrollando al mismo tiempo una oferta ecoturística a favor de todos.

Desde hace 40 años, la comunidad amerindia de Palikur está instalada a lo largo del río Oyack en el pueblo de Favard del municipio de Roura, en Guayana francesa. A unos 30 km de Cayena la capital, el pueblo vive al ritmo de los vaivenes de las piraguas. Los habitantes necesitan veinte minutos para acceder a Roura y a la red vial, ya que el pueblo sólo está comunicado mediante una larga carretera casi siempre intransitable.  

Hasta hace poco, el suministro de agua también era caótico. Una fuente ubicada a menos de dos kilómetros del pueblo permitió durante mucho tiempo el suministro a la población. Pero esta agua no tratada planteaba regularmente problemas sanitarios en particular en época de lluvias, cuando el agua de la fuente estaba turbia e infestada de microbios… En el 2002, el fallecimiento de un recién nacido impulsó a los responsables del pueblo a reclamarle al ente territorial agua potable.  

Gracias a un financiamiento de 200.000 € otorgado por la AFD, el ente territorial financió el aseguramiento y el cumplimiento de las normas de producción de agua potable en Favard. En septiembre del 2016, la pequeña planta de tratamiento del tamaño de un contenedor entró en servicio para tratar el agua antes de distribuirla a los hogares del pueblo.

Guiana, rio, Phil La Bonté
Guyana, agua, Franck, Phil La Bonté
Para Franky, « ¡una pequeña instalación formidable! »
Franky Joan, de 27 años, es el nieto del jefe de la tribu y vive en el pueblo de Favard desde su nacimiento. En el 2015 fue contratado por la empresa guyanesa de agua (SGDE) para vigilar el buen funcionamiento de la planta de tratamiento.

« Estoy allí todos los días, listo para intervenir en caso de problema o si se necesita un repuesto. Recibí una formación durante dos meses y soy polivalente: puedo reparar elementos o remitir los problemas a la SGDE. Todos los días verifico el pH, procedo a la inyección de alúmina, verifico la turbiedad [el contenido de materias que turbia un fluido] del agua, la tasa de cloro…. Es un trabajo cotidiano y todas las semanas tengo que reabastecer con productos químicos la planta (cloro, alúmina...).

¡Es una pequeña instalación pero es formidable! ¡Es un verdadero cambio de vida para todas las personas del pueblo, todo el mundo quiso conectarse! La AFD y el ente territorial asumieron todo, sólo tuvimos que pagar el contador y la suscripción. Además, nos tratan como a los demás usuarios de Guyana ya que el precio por metro cúbico es el mismo en todo el departamento.

Cada hogar fue concientizado sobre el consumo de agua. El hecho de que haya que pagar obligó a la gente del pueblo a economizar y abrir la llave de forma apropiada. Además, no todas las casas tienen ducha. La ventaja en cambio es que las facturas nos permiten realizar nuestros trámites administrativos. Era un verdadero problema en el pueblo, especialmente para poder obtener una suscripción telefónica o devengar las ayudas sociales. »
Guyane, agua, Jean, Phil La Bonté
Jean y el agua potable que « cambia la vida de la communidad »
Jean Lucas es el presidente de la asociación Walyku que reúne al conjunto de los habitantes del pueblo. Muy involucrado en la vida de su comunidad, cada mañana lleva a unos cincuenta alumnos de Favard hasta el centro de Roura donde luego cogen el bus para ir a sus establecimientos escolares.

« Desde la puesta en marcha de la planta de tratamiento hubo una clara mejoría en la cotidianidad de los habitantes. Ya no hay que ir al río para lavar su loza o bañarse ni comprar grandes cantidades de agua mineral para beber o cocinar, tampoco se necesita filtrar el agua durante la estación de lluvias cuando está turbia….Es un verdadero progreso para la comunidad y la vida en el pueblo.
El ente territorial y la SGDE hicieron obras importantes, cavar una trinchera para las tuberías de agua entre la fuente, la planta de tratamiento y el pueblo. Luego instalaron contadores de agua para cada domicilio y ahora todos pueden abrir la llave de agua sin preocuparse por la calidad.

Si bien nuestro pueblo no está muy impactado por la minería ilegal que tiene lugar más lejos, en los alrededores de Cacao [un municipio en el interior de las tierras], sin embargo se constata la presencia de mercurio que puede tener consecuencias en las mujeres embarazadas y los más chiquitos. El hecho de disponer de agua potable nos evita correr ese riesgo. Desafortunadamente encontramos en el pescado que nosotros pescamos, pero no todas las especies están contaminadas de la misma manera y sabemos seleccionar para limitar los impactos. »
Guyane, agua, Patricia, Phil La Bonté
Patricia: « tener un contador de agua es tener un domicilio »
Patricia Rosemon, de 20 años, ama de casa con dos hijos, siempre ha vivido en Favard. Ella conoció las diferentes etapas del suministro de agua en el pueblo.

« Recuerdo que cuando era chiquita nos traían el agua en botella para que pudiéramos tomar agua potable. Cada casa tenía un grifo y estaba conectada a la red alimentada por la fuente pero no era agua potable. Durante la época de lluvias el agua era rojiza con sabor a tierra y nos enfermábamos fácilmente.

Como mamá es importante tener agua potable para mis hijos, sobre todo para su salud. Utilizo el agua para cocinar, para lavar la loza, para la higiene… Pero no la desperdicio porque ahora hay que pagar el agua que utilizamos. Eso nos volvió ahorrativos. Por ejemplo, por costumbre me sigo bañando en el río por la mañana pero también para economizar.

La ventaja es que con las facturas puedo justificar mi domicilio y hacer trámites administrativos. Y como no muchos tenemos un trabajo, el agua permitió implementar un modelo ecoturístico que le da la posibilidad a los habitantes del pueblo de ganar un poco de dinero y dar a conocer nuestra cultura y nuestros conocimientos a los visitantes.

Todavía hay cosas por hacer sobre el tema de la evacuación de las aguas residuales. ¡El pueblo no está equipado y sería una buena cosa que algún día podamos utilizar baños con un inodoro! Por ahora es complicado y sólo algunas familias han podido instalar una fosa séptica en sus casas. »
Guyane, agua, usine, Phil La Bonté
Una planta única en Guyana

La planta de agua potable del pueblo de Favard es una obra única en Guyana ya que toda la maquinaria está dentro de un contenedor, instalado en la parte baja de la captación de agua que realizaron los habitantes a su llegada en 1973. El contenedor fue íntegramente equipado en Francia antes de ser colocado a unos cien metros del pueblo. Por dentro es exactamente el mismo sistema que en una planta clásica. Este tipo de obras llave en mano se utiliza frecuentemente en África y en los casos de urgencia como los campamentos de refugiados. El modelo podría duplicarse en otras partes en Guyana.

Captada en una pequeña fuente, el agua se conduce hacia la planta para ser tratada. Pasa por tres filtros gruesos: de arena y de carbón para eliminar las partículas en suspensión, luego en un filtro de re mineralización: en efecto, el agua de Guyana en su estado natural es muy pobre en minerales. El agua pasa asimismo por un recipiente de cloro que mata las bacterias y luego en un recipiente floculante para la decantación. El pH y el caudal se vigilan permanentemente. Delante del contenedor, un tanque de almacenamiento de 6 m³ está conectado con los 690 metros de canalización que llegan a las viviendas.

Guyane, eau, eco-turismo, Phil La Bonté
Ecoturismo para todos

Desde hace cuatro años, la comunidad amerindia de Favard, rebautizada oficialmente « Wayam » (« tortuga» en idioma palikur) se lanzó en un proyecto de ecoturismo cultural. Las asociaciones Walyku (del pueblo) y Pueblo en armonía, sentaron las bases de un nuevo modelo turístico para la Guyana, basado en los ejemplos de Costa Rica o de Perú. Dar a conocer la cultura, las tradiciones y los conocimientos amerindios - concretamente palikur –involucrando al conjunto de la comunidad.

Es así como en 2015,200 turistas procedentes de Guyana, de Europa o de otras partes (Suramérica, China, etc.) pudieron compartir durante un día hábitos y costumbres de los Amerindios, aprender el trenzado, el grabado en calabaza o recetas tradicionales. En el 2017 eran más de 800 y las reservaciones son cada vez más y más numerosas. El proyecto además le interesa a otros pueblos amerindios de Guyana.

Este tiene un doble interés para la comunidad: permite redistribuir a la vez los beneficios de la actividad para todos los participantes y sobre todo, hace renacer el gusto por su cultura ancestral y por estas tradiciones que con el paso de las generaciones tienden a desaparecer…

En este caso también, el suministro de agua posibilitado por la instalación de la planta de tratamiento « es verdaderamente una buena cosa »como lo explica Jean, el presidente de la asociación Walyku. « ¡Nosotros podemos acoger a la gente y proponerles agua potable, esto facilita verdaderamente el desarrollo de nuestra actividad! »

Los otros proyectos para Favard

Otro tanque de 15 m³ está actualmente en curso de estudio en Favard. El ente territorial y la empresa guyanesa de agua realizaron análisis del subsuelo para construir los cimientos de este futuro « aljibe ». Por ahora no se ha fijado ninguna fecha y el tanque actual basta para el consumo cotidiano del pueblo. Pero el proyecto permitirá disponer de agua durante dos días sin interrupción, incluso en caso de avería de la planta. 

Próximos proyectos para el pueblo: la electricidad y la evacuación de aguas residuales. Actualmente, algunas personas disponen de paneles fotovoltaicos o de una planta eléctrica para sus refrigeradores o para leer a la luz de las lámparas. Pero los habitantes quisieran tener una producción más estable, más económica y que les permita a todos tener electricidad a domicilio. En cuanto a la evacuación de las aguas residuales - y los residuos – hay estudios en curso.

Por último, el pueblo desea su autosuficiencia alimentaria y se evocan varios proyectos como la creación de estanques de acuacultura,  ganado ovino o pequeños terrenos agrícolas. 

Guiana, Bonte
El Pueblo de Favard - © Phil La Bonté / AFD