3 000
niños de Mayotte han recibido información
200
educadores han sido capacitados en la Isla desde febrero de 2018
46 985
niños beneficiados con las acciones de Play International en Francia, en 2018
Con más de la mitad de su población menor de 18 años, Mayotte es la entidad territorial más joven de Francia y materializa muchos problemas relacionados con la educación. Lo cual constituye un terreno propicio para las acciones pedagógicas de la ONG Play International que, a través del deporte, lucha contra todas las formas de exclusión, entre las cuales la discapacidad y las desigualdades de género. Reportaje en compañía del campeón paralímpico Arnaud Assoumani.

Lo que llama la atención del visitante al llegar a Mayotte, es su juventud. Por todos lados hay niños que corren y gritan alegremente en las calles y chicos que suben a los autobuses escolares. Más de una tercera parte de la población del departamento administrativo francés número 101 asiste a la escuela -es decir alrededor de 37 por ciento- y la tasa de fecundidad es de cinco hijos por mujer. Lo que representa una gran riqueza para este territorio del Océano Índico, siempre y cuando se brinde atención a la juventud.  

La ONG Play International ha captado perfectamente la importancia de los desafíos educativos en esta región en la que interviene desde 2016.
 
Con el apoyo de la Agence française de développement (AFD), esta asociación de solidaridad internacional que utiliza el deporte como palanca de cambio social ha elaborado distintos tipos de proyectos en Mayotte, sobre todo relacionados con la convivencia. De esta manera, monitores y educadores extraescolares, al igual que maestros, reciben capacitación en « playdagogía », un método que, a través del juego, concientiza a los niños en materia de laicismo y de exclusión así como les permite expresarse sobre estos temas.

En mayo de 2019, en compañía del atleta paralímpico Arnaud Assoumani y con la ayuda de actores locales, Play International animó talleres de playdagogía en Mayotte sobre el tema de la desigualdad de género. Pues, como lo destaca el director de la ONG, David Blough, “¡la educación es un deporte colectivo!”.
 

Mayotte, Play international, juego
Mayotte, Play international, Arnaud Assoumani
La igualdad entre niñas y niños, un trabajo de equipo
Para luchar contra las desigualdades entre niñas y niños en Mayotte, Play International lanzó, junto con la AFD, un programa pedagógico que utiliza el juego deportivo para transmitir a los niños mensajes de prevención y de concientización. El proyecto, que fue elaborado para, y junto con, los actores locales, federó a numerosos participantes de la Isla: educadores, organismos institucionales y entidades territoriales.

Aunque la manera de pensar cambia rápidamente en la Isla, la tasa de empleo de los hombres sigue siendo muy superior a la de las mujeres (45 por ciento contra 29 por ciento) y una quinta parte de las mayotenses han declarado haber sido agredidas físicamente en algún momento de su vida. A partir de esa realidad, en 2016 Play International desarrolló en Mayotte un método pedagógico que utiliza el juego deportivo como vector de prevención y de concientización de la igualdad niñas-niños. El proyecto recibió de la AFD un apoyo global de 50 000 euros para los años 2018 y 2019.

Este método, destinado a los actores locales y creado con su ayuda, se basa en la enjambrazón. De manera que, desde 2018, alrededor de 200 profesionales en educación y en actividades recreativas de Mayotte se han capacitado en «playdagogía»: maestros de la escuela Foundi Adé en Mamoudzou (cabecera municipal), el conjunto de los monitores de los dos municipios de Petite-Terre, así como muchos otros actores locales. Ahora, cada uno de esos profesionales puede transmitir a su vez este método. “Capacitamos a once consejeros pedagógicos de cada circunscripción de la Vicerrectoría que, a su vez, van a formar a los maestros”, manifestó con satisfacción Claire Chauvet, coordinadora local de Play International.

“Lo que hacemos aquí a nivel pedagógico, no existe en ningún otro lugar”, asegura un profesor de educación física y deportiva que alaba el trabajo de equipo del conjunto de los actores locales. “Aquí, todos trabajamos juntos”, los maestros, los monitores, la Vicerrectoría, la Dirección de la Juventud, del Deporte y de la Cohesión Social, las asociaciones, así como las entidades locales. “¡Es una gran oportunidad!”, dice con entusiasmo la maestra.

Una de las prioridades de la AFD es “impulsar tanto como se pueda al deporte mediante un apoyo a los municipios” mayotenses, explica el director adjunto de la oficina local de la Agencia, Kévin Cariou. “Aquí, se nos conoce por ese trabajo con los municipios”, señala. Cariou destaca el compromiso de la AFD con las entidades locales que, en Mayotte, se están estructurando y requieren apoyo financiero para sus proyectos.

De esta manera, cuatro municipios de la Isla tienen proyectos de asociación con Play International y llevan a cabo sesiones de playdogogía centradas en educación cívica y enfocadas a concientizar a los pequeños sobre la igualdad niñas-niños: Bandraboua (Norte), Chirongui (Sur), Labattoir y Pamandzi (Petite-Terre). Por lo tanto, en el departamento francés número 101, cerca de 3 000 niños han aprovechado este programa. Un mecanismo que registra “resultados sociales bastante buenos gracias a los equipos (…) y a una política educativa conjunta”, celebra Laurent Maillet, consejero pedagógico departamental de Educación Física y Deportiva (EPS, por sus siglas en francés) para el nivel primaria.

Los niños que han recibido la información van a transmitir a su vez esos mensajes de prevención a sus familias y allegados, contribuyendo así al objetivo de Play International y de sus socios de orientarse hacia un mundo más igualitario.
Mayotte, Play international, Arnaud Assoumani
Arnaud, un salto hacia la igualdad
El atleta de alto nivel, Arnaud Assoumani, que nació sin brazo izquierdo, no ha tenido que sortear únicamente justas olímpicas. Cuando tenía cinco años, su sueño era llegar a ser uno de esos deportistas que “vuelan en los aires”. Dieciocho años después, se alzó hasta ganar la medalla de oro en salto de longitud durante los Juegos Paralímpicos de verano en 2008 y, rompió el récord del mundo en su categoría con un salto de 7.82 metros en 2010. Pasó por muchas dificultades, pero al final logró concretizar su sueño de niño. Assoumani es una luz de esperanza y como embajador de Play International colabora con la asociación para ayudar a cambiar de manera positiva la trayectoria de los niños. Esta colaboración inició hace cuatro años y “se produjo de manera natural porque yo también lucho en favor de la diferencia, de la diversidad y de la igualdad”, explicó el campeón.

“Con las soluciones de la asociación, los adultos de mañana serán más abiertos, más respetuosos y comprensivos”, opinó. Para Assoumani, el deporte constituye una increíble palanca de desarrollo personal, como lo prueba su historia personal. “En el marco del deporte, todos nos enfrentamos a las mismas reglas, todos jugamos de la misma manera sin importar nuestro color de piel o nuestro sexo, etc. Compartimos la misma experiencia: eso es lo importante”, argumenta.

Arnaud Assoumani visitó Mayotte, en mayo de 2018, con el objetivo de participar en un primer taller de “playdagogía” con chicos de 10 a 12 años sobre el tema de las desigualdades entre niñas y niños. Tuvo así la oportunidad de contar su historia y de hacer soñar a los niños. Arnaud Assoumani es francés, originario de la isla de Anjouan (una de las tres islas de la Unión de las Comoras) por herencia paterna, y le gustaría que ese proyecto traspasara las fronteras de Mayotte para acercarse a las islas vecinas, Las Comoras, y así implementar un proyecto de playdagogía en esas otras islas.
Mayotte, Play international, niñas
Cuatro rostros de mujeres del mañana
Este martes por la mañana, se cansaron bastante pero también aprendieron mucho. Con su clase de primaria, Manon, Mélie, Inès y Loane descubrieron las actividades de playdagogía. Después de un primer juego basado únicamente en el esfuerzo físico para familiarizarse con su equipo, los niños de 10 a 12 años probaron una actividad ideada por Play International para reflexionar sobre la noción de estereotipo.

Los alumnos clasificaron fichas en las que figuran palabras connotadas y a menudo vinculadas a un género - “muñeca”, “vajilla”, “fuerza”, “azul”. No es sorprendente ver que “azul” se colocó del lado de los niños y que “limpieza” en el de las niñas. Organizada por Claire, la coordinadora local de Play, y por el atleta Arnaud Assoumani, la tercera actividad que corresponde al debate generó intercambios fructíferos con los niños.

Sin embargo, muy pronto, y a pesar de la primera selección, se escucharon algunas voces disidentes y se alzaron tímidamente algunas manos: “La fuerza, no es sólo para los niños. También hay niñas que boxean y juegan rugby”, dijo un alumno. “Además, la fuerza no es solamente física”, respondió Arnaud Assoumani. “¿Saben qué fuerza moral se necesita para ser mamá? ¿Para poder atender tantas cosas, todo el día?”. Los pequeños escuchan con atención, pensativos. Surgen ideas, los niños se expresan, valorizan las diferencias y la diversidad. “En Madagascar, muchos niños se visten de rosa”, explica la pequeña Loane. “Podemos escoger los colores que nos gusten”, declara con seriedad la niña. Inès, Manon y Mélie aprueban en silencio. Poco a poco, los niños se encaminan así hacia una sociedad más abierta e inclusiva.
Mayotte, Play international, Malika
Malika, cambiar a la sociedad
“Quise cambiar los códigos, pero me enfrenté a todas las dificultades de Mayotte, algunas relacionadas con los padres y otras con la falta de recursos financieros y materiales”. Malika, especialista en actividades de tiempo libre, regresó a su tierra natal en 2015 después de algunas experiencias profesionales en Francia metropolitana. Está determinada a superar esas dificultades y aprovecha la mínima oportunidad para mejorar la vida diaria de su comunidad. Por ello, cuando Play International contactó a la alcaldía de Chirongui, en el sur de Mayotte, en donde trabaja como coordinadora extraescolar, “de inmediato me identifiqué” con los valores de la ONG.

En tres centros recreativos que reciben cada uno alrededor de cincuenta niños durante los periodos extraescolares, la playdagogía los motivó a dialogar. En la escuela o en su casa no se habla de todo y para los niños de Mayotte estos son momentos privilegiados que permiten dar libre curso a su expresión. Durante los juegos organizados con el material pedagógico inventado por Play sobre las desigualdades de género, “las niñas hablan mucho de lo que hacen en su casa, cocinan, lavan trastes”, cuenta Malika. Y aunque viven en una sociedad matrilineal (en la que el patrimonio y el apellido se transmiten por vía materna) que otorga un lugar importante a las mujeres, “los niños tienen muchos estereotipos, son muy machos desde muy jóvenes”, observa la coordinadora.

Por lo tanto, esos intercambios son momentos primordiales en los que “es necesario romper todos los códigos”, afirma con determinación Malika. Los preadolescentes regresan a su casa con esos valores lo que permitirá “que los padres también se sientan concernidos”. Todos los años, se firmará un convenio entre el alcalde de Chirongui y Play International para capacitar a los animadores socioculturales del municipio, para entregarles el material de playdagogía y para apoyarlos con un seguimiento de las acciones realizadas en el marco de este proyecto de asociación.
Mayotte, Play international, Arnaud Assoumani
Impulsar la atención a personas con discapacidad

Oficialmente reconocido en noviembre de 2012, el sector médico-social mayotense, “es relativamente joven”, señala la agencia de salud de la región Oceáno Índico. Por lo que la atención a personas con discapacidad en Mayotte (10 440 según el organismo departamental de personas con discapacidad de Mayotte, de las cuales 3 042 son menores de 20 años) es insuficiente, aunque tiende a crecer.

El Plan Regional de Integración de los Trabajadores con Discapacidad (PRITH, por sus siglas en francés) de Mayotte registró más de 1 700 jóvenes menores de 20 años con discapacidad, de los cuales 800 eran beneficiarios de un proyecto personal de escolarización. A nivel de empleo, este organismo señaló que 650 adultos han sido oficialmente registrados como trabajadores con discapacidad, pero aún quedan 1 200 con algún tipo de discapacidad que no se han registrado. En total, el sector médico-social tiene capacidad para atender a 571 personas (508 personas con discapacidad y 63 en servicios de enfermería a domicilio).

Sin embargo, el “Plan de Acción para el Futuro de Mayotte”, aprobado por la ministra de Ultramar, Annick Girardin, en mayo de 2018, permitió la creación en Mayotte en abril de 2019, del Fondo de Desarrollo Social. Con un fondo inicial de 10 millones de euros, está cofinanciado por el Ministerio de Ultramar y el Consejo Departamental. Este financiamiento permitirá en particular crear estructuras de atención a personas con discapacidad.
 

La playdagogía hecha en mayotte

Play International, en asociación con actores locales, elabora actualmente el primer material de playdagogía creado en Mayotte. El tema seleccionado es el medio ambiente, en especial la preservación del agua, recurso vulnerable en la Isla. En mayo de 2019, el atleta Arnaud Assoumani, al igual que representantes del Consejo Departamental, de la Agencia Regional de Salud y del Ministerio de Educación Pública, empezaron a crear conjuntamente cuatro juegos destinados al público nacional, y dos en específico para Mayotte.

¿Infraestructuras y juegos?
Por primera vez, Mayotte presentó su candidatura para organizar los Juegos de las Islas del Océano Índico en 2027. Una extraordinaria oportunidad para desarrollar infraestructuras deportivas en la Isla y permitir que la población disponga de equipamientos conformes a las normas internacionales.

 

Mayotte carece de infraestructuras deportivas de calidad. © Ornella Lamberti / AFD
Mayotte carece de infraestructuras deportivas de calidad. © Ornella Lamberti / AFD


El departamento administrativo francés número 101 participa desde hace años en los Juegos de las Islas del Océano Índico (JIOI), que reúnen cada cuatro años a siete delegaciones: Mauricio, Seychelles, Comoras, Madagascar, Mayotte, La Reunión y las Maldivas. Mayotte pretende organizar el evento en 2027 y presentó su candidatura ante el Consejo Internacional de los JIOI. Organizar esos Juegos permitiría al territorio recibir cuantiosos fondos para desarrollar y renovar infraestructuras deportivas que, actualmente, no cumplen con las normas internacionales. 
El objetivo no es solamente organizar esos Juegos sino también ofrecer a la población de Mayotte equipamientos “dignos” y perennes, según lo explica Madi Vita, presidente del Comité Regional Olímpico y Deportivo (CROS, por sus siglas en francés). Por ello, la Isla está determinada a ganar este sésamo hacia el desarrollo del territorio que, actualmente, carece drásticamente de equipamientos, en particular para su juventud.

No obstante, hay talento. Los deportistas de la llamada Isla Perfumada destacan muy especialmente en deportes colectivos como el futbol, el balonmano y el basquetbol. Las mujeres también están haciendo deporte a pesar de que todavía “es bastante mal visto” que las mujeres realicen una actividad deportiva, lamenta Madi Vita. Afortunadamente, las costumbres cambian rápidamente “de una generación a otra”, comenta con optimismo el dirigente del CROS.  

Por lo tanto, el potencial existe; ahora sólo falta apoyarlo en el camino hacia la victoria. El Estado lo ha hecho ya que en 2018 destinó cerca de 4 millones de euros para financiar dos estadios de futbol, así como efectuar obras de renovación en equipamientos deportivos municipales de Mayotte.