Preguntas Frecuentes

Respuestas a sus dudas sobre el grupo AFD
  • logo linkedin
  • logo email
Francia, París, sede de la AFD, Goulard
¿Cuál es la función del grupo AFD? ¿Cómo se financia? ¿A quiénes benefician sus acciones? Aquí puede consultar las respuestas a las “preguntas más frecuentes” sobre nuestro Grupo.

Misiones

nuestra misión, clase, Senegal
¿Qué es el grupo AFD?

El grupo AFD contribuye a poner en práctica la política de Francia en materia de desarrollo sostenible y de solidaridad internacional. Formado por la Agence Française de Développement (AFD), a cargo del financiamiento del sector público y de las ONG, de la investigación y la capacitación; por su filial Proparco, dedicada al financiamiento y acompañamiento del sector privado, y por Expertise France, agencia de cooperación técnica, el Grupo financia, ayuda e impulsa las transiciones necesarias hacia un mundo más justo y resiliente.

Junto con nuestros socios elaboramos soluciones compartidas, a las cuales contribuyen las poblaciones destinatarias en más de 150 países, así como en 11 departamentos y territorios franceses de Ultramar. ¿Nuestro objetivo? Conciliar desarrollo económico y preservación de los bienes comunes: clima, biodiversidad, paz, igualdad de género, educación o bien salud. Nuestros equipos trabajan en más de 4 000 proyectos en el terreno, de esta manera contribuyen al compromiso de Francia y de los franceses para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODD). Por un mundo en común.

Más información sobre un Grupo de 360 grados
Más información sobre la ayuda al desarrollo    

¿Porqué la AFD invierte en el extranjero en lugar de hacerlo en Francia?

El cambio climático, los conflictos, la contaminación, las epidemias no respetan fronteras. En un mundo en el que todo lo que sucede del otro lado del planeta tiene un impacto de este lado, en nuestras vidas, redunda en interés de todos que el planeta sea más estable; que las desigualdades retrocedan y que la naturaleza sea preservada.

Un ejemplo de ello: la gran miseria que aún prevalece en el Sahel ha permitido que prosperen grupos terroristas, los cuales constituyen una amenaza directa para Francia y para sus habitantes. La respuesta de la AFD a este problema es firme y se basa en ambiciosos programas de ayuda al desarrollo, en particular en materia de educación y de salud. Es una acción de largo y de corto plazo a la vez, indispensable para acabar con la pobreza, terreno fértil para todo tipo de inestabilidades.

Por otra parte, pensamos que ciertos recursos (agua, bosques, biodiversidad…) deben tener una gestión internacional, siguiendo el modelo de los bienes comunes. Estos recursos los comparte, gestiona y conserva a nivel colectivo una comunidad que concibe la propiedad como un uso y no como una apropiación. 

Participar en el desarrollo de los países emergentes significa contribuir al crecimiento de una economía que beneficiará, antes que nada, a los habitantes de los países involucrados pero que, de manera indirecta, también tendrá un efecto positivo sobre el empleo en Francia ya que generará nuevos mercados para nuestras empresas, dentro del estricto respeto de las reglamentaciones y de las normas locales. De manera más general, la política francesa de ayuda al desarrollo contribuye a la influencia y a la proyección de Francia en el mundo.
 

¿Porqué la AFD interviene en los países con regimenes no democráticos?

Pensamos que es fundamental apoyar a las poblaciones más expuestas a la pobreza, a las dificultades de acceso a los servicios de salud o a las consecuencias del cambio climático, en cualquier lugar del mundo en el que se encuentren, y cualquiera que sea el régimen político en el poder.

Además, el propósito es trabajar con las autoridades locales para apoyar las reformas relacionadas con la gobernanza y ayudar a aplicar los derechos humanos y sociales de manera más extensa.

Por último, la AFD no trabaja únicamente con los Estados. Más de la mitad de los financiamientos se otorgan a actores no estatales como empresas (Proparco, nuestra filial dedicada al sector privado), ONG y entidades locales (regiones, ciudades…) que llevan a cabo acciones para beneficio de la población, en especial cuando los Estados son frágiles o incumplen su cometido.
 

¿Qué cambia la ley de programación relativa al desarrollo solidario y a la lucha contra las desigualdades mundiales aprobada el 4 de agosto de 2021?

La Ley del 4 de agosto de 2021 fija un nuevo y ambicioso objetivo a la política de ayuda al desarrollo de Francia, en la que participa plenamente el grupo AFD. El artículo 10 de la ley exige que el Grupo financie con prioridad el acceso a los servicios básicos en los países llamados menos adelantados (PMA) y en los países prioritarios para la ayuda francesa, mediante operaciones de donaciones o préstamos concesionales.
 
Por otra parte, con el fin de atender las necesidades específicas de los territorios de Ultramar, el grupo AFD brinda su apoyo a través de la estrategia de los “Tres Océanos”, gracias a la cual los territorios de Ultramar contribuyen al vínculo entre Francia y sus vecinos. En esas regiones, el grupo AFD concentra sus intervenciones en el desarrollo económico y social, así como en integrar esos retos comunes que representan la lucha contra el cambio climático y las desigualdades. 

En lo que toca a los bienes públicos mundiales, desde la COP21 el grupo AFD tiene una función propulsora a favor de la transición ecológica. De modo que la AFD es la primera agencia de desarrollo en haber asumido, desde 2017, el compromiso de llegar a ser “100 % Acuerdo de París” y haberlo demostrado de manera precisa. La AFD también intensificó su esfuerzo para preservar la biodiversidad y destinó a ello 3500 millones de euro en el periodo 2015-2021.

Estos esfuerzos realizados a favor de la transición ecológica van de la mano con los esfuerzos de la lucha contra las desigualdades. Es el significado del compromiso “100 % Vínculo Social” que el Grupo asume desde 2017.

La ley de programación reconoce también la importancia de los actores de la sociedad civil tanto del Norte como del Sur, e incita al grupo AFD a apoyarlos todavía más. Por ello, de aquí a 2027, se ha previsto duplicar la ayuda pública al desarrollo que se canaliza por su conducto.

Para cumplir con la ley también se adaptaron la organización y el funcionamiento interno del grupo AFD. El texto autorizó el acercamiento entre Expertise France y la AFD que, al reunir en una misma entidad todas las competencias e instrumentos útiles para la política de desarrollo, dio a Francia una capacidad de acción y una coherencia de las que no dispone ningún otro instrumento de la ayuda bilateral.

Recursos financieros

Preguntas frecuentes, Congo
¿Cuánto cuesta la AFD al contribuyente francés?

La AFD es un establecimiento público, pero no recibe ninguna subvención de funcionamiento del Estado. La AFD se autofinancia en gran parte gracias a su actividad de préstamos e, incluso, entrega cada año al Estado, su accionista, varios millones de euros en dividendos.

La parte de la actividad de la AFD destinada a donativos (alrededor del 15 % del total), proveniente del Estado y de otros financiadores como la Unión Europea, procede directa o indirectamente del contribuyente francés. Estos fondos se encomiendan a la AFD que tiene la responsabilidad de repartirlos en proyectos con fuerte impacto social y ambiental.

El estatuto híbrido de la AFD, a la vez banco y agencia de desarrollo, permite a Francia aplicar una política de desarrollo que impacta: útil para las poblaciones, el planeta y Francia. Todo ello al menor costo para el contribuyente. 

¿De donde provienen los fondos de la AFD?

Alrededor de 85 por ciento de las actividades generales de la AFD corresponde a la adjudicación de préstamos para nuestros socios. Ese dinero se negocia únicamente a través de mercados financieros, en las condiciones ventajosas en las cuales pacta préstamos el Estado francés, sin que se tenga que recurrir al contribuyente.

Una parte de los intereses generados por esos préstamos financian los gastos de funcionamiento de la AFD: salarios del personal, gastos de viajes, funcionamiento de nuestras 85 agencias en el mundo, etc. Otra parte está prevista para incrementar nuestros fondos propios y para cubrir el riesgo de impagos. Por último, la AFD genera un resultado neto, bastante modesto si se compara con nuestro volumen de actividades. En 2021, el resultado social neto de la AFD fue de 240 millones de euros, de los cuales 48 millones se devolvieron al Estado al año siguiente, y el resto se añadió a nuestros fondos propios. A diferencia de lo que se espera de un banco comercial, nuestra actividad no tiene por objetivo generar beneficios financieros.

El 15 por ciento restante de las actividades generales de la AFD es financiado por el presupuesto del Estado, de la Unión Europea y, en menor medida, de otros financiadores. Está destinado a donaciones, las cuales se utilizan para apoyar a los 19 países más pobres, enlistados así por el gobierno francés. En este rubro, nuestras intervenciones también corresponden a sectores prioritarios, identificados como tales por Francia y por los países concernidos: salud, educación, acceso al agua y saneamiento, agricultura, etc.

Los esfuerzos emprendidos permitieron un aumento significativo de la parte de donativos en ejecución en la cartera de la AFD. De modo que, entre diciembre de 2017 y diciembre de 2021, el monto de los donativos administrados por la AFD aumento en un 76 %. 

El dinero empleado en los programas ¿es realmente para provecho de las personas a las que está destinado?

La AFD financia programas de desarrollo o de asistencia técnica que son elaborados y llevados a la práctica por socios de reconocida capacidad en su sector de actividad (ONG, Estados, entidades locales, fundaciones, empresas, etc.), los cuales, además, han sido objeto de minuciosas verificaciones.

Cada programa financiado está ideado para beneficio de la población que más lo necesita en cada uno de los sectores de intervención: educación, salud, lucha contra el cambio climático, igualdad de género, acceso al agua, transportes, deporte, etc. Las inversiones también tienen un impacto positivo en el empleo local. La AFD da seguimiento a los proyectos, cuida que se efectúen de manera apropiada y dispone de procedimientos internos para interrumpir un programa o un financiamiento en caso de confirmarse hechos de corrupción o bien la no ejecución de las obras o de las iniciativas previstas.
 

Nuestros compromisos

ferme éolienne d'Ashegoda, Etiopía
¿Financia el grupo AFD programas que contaminan al planeta y/o perjudican a la biodiversidad?

La AFD condiciona sus financiamientos a la aplicación de un procedimiento continuo y sistemático de evaluaciones ambientales y sociales por parte de los promotores de proyectos.

Se trata de evaluar los impactos ambientales y sociales de las operaciones, de proponer medidas apropiadas enfocadas en evitar los impactos negativos, o bien, cuando son inevitables, en reducirlos o compensarlos. También damos seguimiento a la implementación de esas medidas durante la fase de ejecución de la operación y evaluamos a posteriori la eficiencia de las medidas propuestas (más información acerca de nuestra política de control de riesgos ambientales y sociales). 

Por otra parte, nos abstenemos de financiar proyectos que sean contrarios a nuestros objetivos de desarrollo sostenible, a los impactos negativos, comprobados o potenciales, sobre los derechos humanos, las desigualdades, la biodiversidad o bien a nivel climático: proyectos de exploración, producción o transformación de carbón, gas y petróleo, o bien dedicados exclusivamente a su transporte; cualquier operación relativa a productos que destruyan la capa de ozono, pesticidas, herbicidas, etc. (ver nuestra lista de exclusiones). 

Desde 2017, un mecanismo de atención a reclamos se encuentra disponible en línea y permite a cualquier persona o grupo de personas, afectados desde un punto de vista ambiental o social por un proyecto financiado por la AFD, presentar un reclamo.

¿En qué punto se encuentra el grupo AFD con relación a su compromiso “100 % Acuerdo de París”?

Desde finales de 2017, tenemos como objetivo ser la primera agencia de desarrollo “100 % Acuerdo de París”. Concretamente, nos cercioramos de que cada programa financiado sea coherente con un desarrollo de bajo carbono y con los compromisos contraídos por la COP21 en el país en el que se lleva a cabo.

A finales de 2022, un think thank independiente evaluó la alineación del grupo AFD con el Acuerdo de París y concluyó que se encontraba por buen camino, en especial gracias a políticas de préstamo y de exclusión de las energías fósiles que se sitúan entre las mejores de todas las instituciones financieras evaluadas.

Cuidamos que al menos la mitad de los proyectos financiados por el grupo AFD, cualquiera que sea el sector, conlleven beneficios climáticos. Más allá de cierto umbral, esos financiamientos deben implicar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero o generar impactos positivos en términos de adaptación al cambio climático. 

Dado que clima y biodiversidad están estrechamente relacionados, la AFD anunció en 2021, durante la Cumbre One Planet, que para 2025 al menos un 30 % de sus financiamientos climáticos serían directamente favorables a la biodiversidad -objetivo que se cumplió desde el mismo 2021- y se comprometió a duplicar sus financiamientos destinados a la biodiversidad, para llegar a 1000 millones de euros hacia 2025. A finales de 2022, cuando se aprobó un nuevo Marco Mundial para la Biodiversidad durante la COP15, la AFD ya financiaba cientos de proyectos a favor de la biodiversidad.
 

¿De qué manera promueve el grupo AFD la igualdad de género?

La Estrategia “100% Vínculo Social” definida por la AFD en 2017 permitió la promoción de la igualdad de género en los proyectos de manera sistemática, como parte de la estrategia internacional de Francia para la igualdad de género 2018-2022. El grupo AFD se definió como una agencia feminista al servicio del quinto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que se enfoca en “alcanzar la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas”

Las cuestiones de género y de empoderamiento de mujeres y niñas se integran a todas nuestras actividades con el fin de reforzar el enfoque transformacional en materia de género en nuestros proyectos. Nuestro objetivo era que el 50 % de nuestros volúmenes de aprobaciones contribuyeran a la igualdad de género; este se cumplió en 2021 con 4200 millones de euros en financiamientos.
A nivel interno, la acción de la AFD se basa en 180 coordinadores y coordinadoras en materia de género, en la sede y en nuestra red de oficinas en todo el mundo.

Transparencia

nota, hojas, pluma
¿Cómo se seleccionan los proyectos financiados por la AFD?

La AFD cuida que los proyectos seleccionados para dar respuesta a las solicitudes de sus socios beneficien a la población en sectores que correspondan a las prioridades de la política francesa de ayuda al desarrollo y de solidaridad: en particular el cambio climático, la reducción de las desigualdades, la salud y la educación.

En concreto, cuando llega a la AFD una solicitud de financiamiento, préstamo o donación, ésta se somete de manera sistemática a un proceso interno de validación a varios niveles: se emite un dictamen relacionado con el desarrollo sostenible, se efectúa un balance carbono, nuestros equipos especializados evalúan los planes de actividad del promotor del proyecto. El objetivo es evaluar los impactos, los riesgos, los puntos en los que hay que prestar atención. Es un procedimiento que dura varios meses.

Por último, la solicitud se somete al Consejo de Administración (formado por ediles, representantes de los ministerios y de la sociedad civil) antes de ser totalmente aprobada.

La AFD no financia ciertos proyectos debido a criterios éticos, reglamentarios, medioambientales y sociales. Para ello nos basamos en una lista de exclusiones y en nuestras políticas de desarrollo sostenible que corresponden a nuestros compromisos y a las prioridades de Francia en materia de cooperación y de solidaridad internacional.

En apego a su política de transparencia, la AFD es el primer banco de desarrollo bilateral que publica mensualmente la lista de los proyectos financiados.
 

¿Cómo verificar que se alcanzaron los objetivos?

En la fase preliminar del proyecto, los compromisos del promotor del proyecto se inscriben en el acuerdo de financiamiento firmado con la AFD.

Una vez lanzado el proyecto, para cerciorarse que los compromisos se están cumpliendo, nuestros equipos especializados le dan seguimiento basándose en informes proporcionados por el promotor del proyecto o bien por misiones que trabajan en el terreno. Al finalizar el proyecto, se realizan evaluaciones científicas (estadísticas locales, investigación de terreno, estudios independientes) para verificar que se han alcanzado los objetivos.

El 50 por ciento de nuestros proyectos serán evaluados de aquí a 2020. La AFD se esfuerza por incrementar el número de evaluaciones y, siguiendo su práctica invariable de aprendizaje, por sacar las correspondientes enseñanzas.
 

¿Quién da seguimiento y controla la actividad de la AFD?

En nuestra calidad de establecimiento público, recibimos del Estado francés un marco de acción política y estratégica. Ha sido definido por el Comité Interministerial de Cooperación Internacional y Desarrollo (Cicid) cuyo secretariado está a cargo del Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores y del Ministerio del Interior. El Cicid se reúne generalmente una vez al año para definir la política francesa de ayuda al desarrollo.

Por su parte, la gobernanza de la AFD se basa en un conjunto de estructuras que garantizan la transparencia de su funcionamiento y su buena gestión. Su consejo de administración cuenta con seis representantes del Estado, cinco personalidades calificadas, cuatro parlamentarios y dos miembros electos por el personal.
 
La evaluación de nuestra acción está a cargo de varios organismos del Estado: Inspección General de las Finanzas, Inspección General de Asuntos Exteriores y Contraloría General. Los dirigentes de la AFD también se presentan regularmente a audiencia ante las comisiones de asuntos exteriores de la Asamblea Nacional y del Senado. Además, en nuestra calidad de establecimiento de crédito, estamos sometidos al control de la Autoridad de Control Prudencial y Resolución (ACPR), que depende del Banco de Francia.

Por otra parte, desde hace varios años la AFD refuerza su política de transparencia y rendición de cuentas gracias, principalmente, a un portal opendata y a la publicación del monto y los objetivos de los financiamientos otorgados, de los datos sobre los proyectos, así como de los documentos relativos a sus estrategias y su gobernanza… De esta manera, cada ciudadano puede tener conocimiento de los programas y proyectos apoyados por la AFD. Los avances realizados por la AFD en materia de transparencia le permitieron pasar a una categoría superior (“good”) del Aid Transparency Index, elaborado por la ONG Publish What You Fund, que funge como referencia internacional.

Leer el Informe Bienal de las Evaluaciones (la nueva versión se publicará en el primer semestre de 2023)

Leer el Informe de Actividad y de Responsabilidad Social (Rares) 2022

¿Es la AFD un instrumento de la «Françafrique»*?

La AFD de ninguna manera interviene en el proceso político de los países en los que financia proyectos. No financiamos campañas electorales, ni apoyamos a ningún candidato ni a ningún régimen político.  

Además, los financiamientos de la AFD están totalmente “desvinculados”: lo cual significa que la ejecución de los proyectos no está condicionada a la selección de empresas francesas. Los programas financiados por la AFD son llevados a la práctica por empresas seleccionadas mediante licitación, ya sea a nivel nacional o internacional.
 
En general, cualquiera que sea el país o el continente, nos esforzamos por intervenir de manera totalmente transparente en todas nuestras actividades. 

*‘Françafrique’, es una combinación de palabras entre France (Francia) y Afrique (África) que, de manera peyorativa, alude a la influyente política francesa hacia los países africanos, en especial hacia sus antiguas colonias. 
 

La sede del grupo AFD se va a instalar cerca de la estación ferroviaria de Austerlitz, en París. ¿Cuál es el costo y el impacto de este proyecto?

Para resolver las necesidades inmobiliarias del Grupo, reforzar las sinergias al interior del grupo y reducir sus gastos de funcionamiento, el consejo de administración de la AFD aprobó el 30 de enero de 2020 la adquisición de 50 000 m² de oficinas ubicados en el complejo inmobiliario de 100 000 m² que construye actualmente en París la promotora Kaufman y Broad, último proyecto relacionado con el ordenamiento urbanístico del sector Paris-Rive Gauche, iniciado en el año 2000 y promovido por la alcaldía de París. Para completar las áreas de oficinas, el proyecto prevé, dentro del mismo permiso de construcción, la rehabilitación de la estación ferroviaria vecina, una zona de abastecimiento a cargo de la empresa de ferrocarriles SNCF y viviendas de interés social.

Este proyecto inmobiliario, que permitirá reunir en un solo sitio a los empleados de la sede del Grupo, actualmente repartidos en seis sitios distintos, es positivo a nivel presupuestario, ambiental y social. No tiene ningún costo presupuestario para el Estado. Los costos de explotación disminuirán de un 20 %, debido a la reducción de la superficie utilizada por la AFD y a la implementación de normas de ordenamiento exigentes en términos de flex office y de espacios mancomunados entre entidades del Grupo. 

A nivel ambiental, la operación obedece a la reglamentación del Plan Climático de la Ciudad de Paris, actualmente la norma más exigente en términos de impacto ambiental. El proyecto incluye la instalación del segundo parque fotovoltaico más grande de la región Île-de-France, con 3000 m² de paneles en el techo lo que cubrirá cerca del 50 % de las necesidades energéticas del grupo AFD. También permitirá “desimpermeabilizar” cerca de 12 000 m² de superficies cubiertas de hormigón, reducir los vertidos de aguas pluviales en las canalizaciones de aguas residuales (enverdecer los techos), crear cerca de 20 000 m² de espacios verdes. En los alrededores del futuro edificio, los espacios verdes serán un 30 por ciento más amplios con relación al área existente (o sea 12 000 m²) y la ecomovilidad se facilitará con la creación de 1000 lugares para estacionar las bicicletas de los empleados del Grupo (contra los 200 que existen actualmente).